Blogia
¿Qué pasó realmente?

21 de febrero de 1996

§ La Jornada 21 de febrero de 1996
Figueroa no puede cuidar a todos los ciudadanos ni a todos los policías: Zótico García
José Gil Olmos, enviado, Paraíso, Sierra de Atoyac, Gro., 20 de febrero ¤ Un día después de los cinco asesinatos presuntamente cometidos por la Policía Judicial estatal Ñcuatro de ellos con tiro de graciaÑ y ante las exigencias de justicia de los deudos, el secretario general de Gobierno, Zótico García Pastrana, sostuvo: ``Esto, en Guerrero, yo diría que es normal''.
Había malestar y enojo en la población desde la llegada del funcionario, con ``un mensaje del señor gobernador''. Por las estrechas calles terregosas y sin pavimentar de este centro productor de café de exportación, con 10 mil habitantes, los familiares de ocho de los nueve asesinados manifestaron su incredulidad a las promesas del enviado y le pidieron que sean retirados los policías judiciales de Paraíso.
García Pastrana, también llegó a Paraíso para deslindar cualquier responsabilidad del gobernador Rubén Figueroa Alcocer. ``El se dedica a gobernar, no puede cuidar a todos los ciudadanos ni a todos los policías''.
En silencio fue recibido el enviado de Figueroa La indignación de los familiares y amigos se contenía, porque en el patio de las casas estaban los cuerpos embalsamados para evitar su descomposición acelerada por el fuerte calor. Las frentes de José, Isaías, Agapito y Miguel Rojas -los dos últimos asesinados la mañana del domingo pasado- tenían sendos orificios de bala. ``Es la marca que dejan los judiciales cuando no quieren testigos'', dijo más tarde el comisario del lugar, Tobías Marcelo González.

0 comentarios